Noticias

Fermax regresa a la alta competición de vela en aguas de Valencia y Palma.

19 de junio de 2014

Después de varios años patrocinando embarcaciones ligeras en competiciones de vela, Fermax regresa a las grandes esloras. Este verano, su nombre irá asociado al del equipo que lidera Paolo Semeraro en dos citas de gran relevancia: el Trofeo de la Reina que se celebrará en Valencia a inicios de julio y la Copa del Rey de vela que se disputará en Palma los primeros días de agosto.

El XVI Trofeo SM La Reina, que es al mismo tiempo el Campeonato de Europa 2014 ORC, tendrá lugar en aguas de Valencia entre el 1 y el 6 de julio próximos y será la primera de las competiciones que van a devolver la marca valencia de porteros y videoporteros a la vela dentro de las categorías de gran eslora. Una excelente oportunidad para Fermax pues esta cita, que cuenta ya con 27 ediciones, es uno de los eventos náuticos más relevantes del país. El segundo campeonato, del 2 al 9 de agosto, se celebrará en la bahía de Palma. La Copa del Rey de Vela, que este año celebra su edición número 33, es tanto un acontecimiento deportivo como social que atrae las miradas de todo el mundo. Este año se han inscrito hasta 113 barcos de 21 diferentes nacionalidades.

 

 

El equipo que Fermax lleva a ambos acontecimientos estará patroneado por un deportista de gran nivel: Paolo Semeraro, regatista olímpico en Los Ángeles y Seúl por Italia y regatista de Copa América en Perth. Además de su experiencia, Semeraro contará con un equipo profesional a bordo integrado, entre otros, por regatistas de prestigio mundial como Tommaso Chieffi ocupándose de la táctica y los trimmers Gaetano Figlia di Granara, Diego Battisti y Juan Carlos Oliva. El barco que llevará el nombre de Fermax a las bahías ha sido botado este mismo año 2014. Se trata del NEO400Carbon, diseñado por Giovanni Ceccarelli y construido por NEO Yachts Bari. Hace ya una década y media que la marca familiar valenciana de electrónica eligió la vela como objetivo de su patrocinio deportivo. Era una pasión compartida por parte de la familia empresaria pero significaba, sobre todo, una apuesta por asociar su nombre con un deporte en el que Fermax ve la mejor imagen de sus valores corporativos.