Noticias

El videoportero como elemento esencial de seguridad

17 de octubre de 2016

¿Qué función tiene el videoportero? Algunos usuarios solo se fijan en la comodidad que ofrece, pero su utilidad real es mucho más importante: la seguridad en viviendas y/o centros de negocios. Expertos en seguridad y vigilancia recomiendan la instalación de sistemas de videoportero para evitar peligros y el acceso de intrusos.

 

Muchas veces solo nos acordamos de la seguridad cuando ya es tarde. Por ejemplo, cuando ya nos han robado o sentimos la amenaza cerca porque está sucediendo en nuestro vecindario. Es importante anticiparse a estos eventos, ya que como avisan los expertos en seguridad, con la instalación de un videoportero podremos anticiparnos a que esto suceda.
 

¿Quién abre la puerta a los intrusos?

Por mucho que nos sorprenda, habitualmente, son los propios vecinos los que abren las puertas a los ladrones: a quienes les basta con asegurar que son comerciales, carteros u otros visitantes para ganar la confianza del residente. Por esta razón, los organismos de seguridad recomiendan fervientemente que los vecinos no accionen el portero automático si no conocen la identidad del visitante, de lo contrario, pondrán en jaque su protección y la de sus vecinos.


En muchos casos, los videoporteros se solicitan después de que haya sucedido un percance o se haya comprometido la seguridad de una comunidad o una vivienda.  No es una casualidad, ya que también son este tipo de viviendas las que más expuestas están a los ladrones. Los intrusos ven en ellas un blanco fácil en el que actuar.


Es responsabilidad de los administradores de fincas y de los instaladores recomendar a los vecinos que instalen sistemas de comunicación que preserven la seguridad como videoporteros. ¿Cómo debemos animar a una comunidad para que lo haga?

 

Del portero al videoportero: Un paso sencillo

Muchos usuarios retrasan la instalación de videoporteros porque piensan que implica obras y grandes costes. Este es un pensamiento erróneo en muchos casos. Gracias a algunas tecnologías, como el sistema DUOX de Fermax, se ha logrado que los viejos equipos de audio se puedan sustituir por terminales de videoportero de cuidada estética y última generación sin que haya que volver a cablear todo el conjunto residencial y sin albañiles ni pintores.


La intervención del instalador profesional es mínima y el ahorro en mano de obra es considerable. Y ¿qué significa esto? Significa que el gasto común para la comunidad de propietarios se reduce prácticamente a la placa de calle que hay que instalar en el exterior.


Además, es fácil poner de acuerdo a los vecinos con este tipo de sistemas, ya que no es necesario que todo el vecindario elija una misma opción. Con una placa de calle con telecámara, cada vecino podrá decidir si quiere un portero convencional de audio o un monitor de videoportero.

Con una placa de calle con telecámara cada vecino podrá decidir si quiere un portero convencional o un videoportero.

 

Es posible accionar la telecámara de la placa de calle desde el interior de la vivienda sin necesidad de que una persona haya llamado: así se puede ver qué sucede ante un ruido extraño.
 

Son demasiadas las personas que se olvidan de todos los riesgos a los que se expone por el simple hecho de no contar con un sistema de videoportero en su vivienda. Gracias a los avances tecnológicos, las instalaciones de videoportero son muy accesibles y no suponen ninguna complicación para los vecinos. No instalar un videoportero es un riesgo al que no nos deberíamos de exponer. 

New Call-to-action