Noticias

Sistemas de control de accesos: ¿Cuáles existen y cuál elegir?

10 de noviembre de 2016

Existen diferentes tipos de sistemas de control de accesos y deberemos conocerlos a la perfección si queremos dar el mejor consejo al futuro usuario. ¿Cuál es el mejor sistema? ¿Qué debo tener en cuenta a la hora de elegir el mejor control de acceso para mis clientes?

En el mercado hay diferentes sistemas según el tipo de identificación que utilizan o dependiendo del sistema que usan para coordinar su funcionamiento. Cada tecnología o dispositivo tienen sus peculiaridades y ventajas, y es importante que conozcamos cuáles son las opciones de las que disponemos. De esta forma, podremos elegir qué sistema se adapta mejor a las necesidades de nuestros clientes.

Dentro de los sistemas de control de acceso podemos encontrar sistemas autónomos que controlan una única puerta; sistemas distribuidos que gestionan varias puertas desde un mismo puesto, sin requerir conexión entre lectores; y sistemas centralizados, capaces de controlar múltiples accesos, y gestionar avanzadas funciones y miles de usuarios.

 

Sistemas autónomos

¿Necesitamos un solo lector que abra una única puerta? Un sistema autónomo será el adecuado para nosotros. Este sistema permite llevar a cabo un control de acceso básico, y sencillo de instalar y gestionar. 

 

“Un sistema autónomo permite llevar a cabo un control de accesos básico. Funciona para una única puerta y es sencillo de instalar y gestionar.”
 

Con un sistema de control de accesos autónomo, podemos dar de alta a los usuarios utilizando el propio lector o dispositivo. En algunos casos, también es posible conectar el lector a un ordenador para facilitar la gestión de las identificaciones o de los usuarios y, aunque no cuente con memoria de eventos, podremos obtener un registro básico de incidencias.
 

Sistemas distribuidos

Con un sistema distribuido, podemos controlar varias puertas desde un mismo punto sin que se encuentren conectadas entre sí. La tecnología de radiofrecuencia se encarga de comunicar los diferentes accesos a través de controladores que alcanzan hasta los cien metros. Este tipo de sistema son muy recomendables en proyectos de tamaño medio en los que se necesitan múltiples dispositivos en diferentes localizaciones. Un sistema distribuido admite hasta 32 accesos y 1.000 usuarios. 

 

“Con un sistema distribuido, podemos controlar varias puertas desde un mismo punto sin que se encuentren conectadas entre sí”

Se trata de un sistema muy práctico e intuitivo, ya que nos da la posibilidad de hacer cambios en los permisos desde un mismo punto y sin conectividad remota ni desplazamientos a la instalación.

Este tipo de sistema es ideal para proyectos de tamaño medio como urbanizaciones con distintos accesos: entradas de garaje, recintos con varias entradas. Los sistemas distribuidos son perfectos para puertas de garaje o parkings, recintos con varias entradas y para largas distancias en las que no es posible cablear. 

 

 

Sistemas centralizados

En el caso de que queramos comunicar varios accesos, necesitaremos un sistema centralizado. De esta forma, es posible gestionar instalaciones de grandes y medianas. En este tipo de sistemas los lectores son conectados entre sí mediante una o varias unidades centrales en las que se almacena toda la información relativa al control de accesos.

 

“El sistema centralizado permite comunicar varios accesos mediante una unidad central. Con él podemos llevar un control de incidencias y eventos avanzados e integrar servicios adicionales”

 

Los sistemas centralizados son escalables y permiten sacar el máximo rendimiento del control de accesos. Este sistema permite por ejemplo crear diferentes perfiles con diversos accesos o permisos, y hacer un registro de incidencias/eventos para futuros controles de seguridad o control de trabajadores entre otros.  Además, los sistemas centralizados hacen posible la integración de servicios adicionales como alarmas y automatismos. Funciones avanzadas de control de accesos que serán útiles para controlar el aforo de ciertas zonas y localizar personas.

 

“No existe un sistema mejor que otro, pero sí que deberemos avaluar cuál es el sistema más adecuado para cada caso en concreto.”

 

A lo largo del artículo hemos visto que podemos coordinar el funcionamiento de nuestros controles de acceso a través de diversos sistemas. No existe una opción mejor que otra, pero sí deberemos evaluar cuál es el sistema más adecuado para cada caso en concreto, dependiendo del tamaño, del número de entradas, distancias o número de usuarios. Un sistema autónomo hará un gran trabajo para una instalación sencilla de una única puerta en la que no precisemos memorias de eventos, pero si necesitamos funciones más avanzadas deberemos optar por un sistema distribuido o centralizado. ¿Quieres seguir aprendiendo? Descárgate nuestra guía de control de accesos para instaladores

 

New Call-to-action